Etiquetas

,

Empecé a escribir en un blog alrededor del año 2006 y no fue casualidad, era una manera premeditada de guardar mis recuerdos para mi pequeñito en un lugar seguro en caso de que yo faltara.

Estos días parece que más que nunca necesitaré de esos recuerdos. No por que yo pueda faltar si no por que estan llenos de días felices que hoy necesitamos.

Parece que ha llegado la hora de mostrarle a mi muchacho esos recuerdos que he guardado todo estos años. Espero que esos recuerdos nos ayuden a encender pequeñas luces en nuestras vidas que iluminen nuestro camino.

El viernes por la noche compartía con él aquel día que me acompaño a la oficina con tan solo 7 años.

Ese día estaba en su mente, lo sé.

Al rato compartiré con él otro día que exploramos una gruta profunda, con ayuda de cuerdas, todo una aventura cuando él tenía 8 años.

También vendrán a su debido tiempo los de Pequeñitas Manos.

Tendré que desempolvar aquel blog e ir pasando las entradas aquí donde también las puedo guardar.

Al final del dia de eso se trata todo esto, de conservar recuerdos y protegerlos de aquello terrible.

Anuncios