Etiquetas

,

Little gir
Little gir, a photo by Yolanda on Flickr. via photopincc

—Papá, tengo algo que decirte…
—¿Qué pasó pequeño?
—No sé cómo decírtelo…
—Solo dilo…
—Tengo novia…

Y no he podido evitar la emoción que me causaron estas palabras al escuchar así su secreto. Cuando él era pequeñito, su vida fue muy dura y yo prometí cuidarlo y protegerlo por sobre todas las cosas. Así, al llegar del trabajo cuidaba de él. Me levanté cada una de las 365 noches que tiene el año, a cualquier hora de la noche para cambiarle los pañales, abrazarlo y arrullarlo. Aún recuerdo las madrugadas heladas mientras preparaba su biberón con agua caliente, recuerdo sostenerlo en brazos y arrullarlo y algunas noches cantarle canciones hasta que él se volviera a dormir.

Otras noches me sentaba con él en mis brazos en la mecedora que estaba en el patio y lo mecía a la luz de la luna, él se quedaba quietecito en silencio y a veces reía.

La luna será siempre testigo de mis promesas hechas a él.

Fue siempre el primero pero la llegada de su hermanita fue algo sumamente complicado. Estoy seguro de haber cometido infinidad de errores al no saber balancear la atención que le prestaba a ambos y me duele.

Hoy, él es un pequeño adolescente. A sus 15 años todos los días se acerca en silencio mientras trabajo y me abraza. Algunos días solo me dice, “no te enojes Papá” —y es que admito tristemente que a últimas fechas estoy cometiendo el error de tener únicamente las palabras “¿tu tarea?” en la boca—. Cuando él va a la pequeña tienda de la esquina sé que si le sobran un par de monedas comprará un pequeño chocolate,  llegará a mi lado, será mi obsequio y me romperá el alma.

Hay días en los que anhelo con todas mis fuerzas que en el pasado todo hubiera sido diferente pero sé que no puedo cambiarlo.

La primer novia y el primer beso son algo muy pero muy especial en la vida de uno, son cosas que llevaremos toda la vida y a través de los años. Me llena de orgullo, de emoción y de lágrimas saber que mi pequeño ha decidido, sin pensarlo, compartir esto conmigo antes que nadie.

Gracias pequeño por tu confianza, gracias de corazón.

Anuncios