Etiquetas

,

burnt-up-doll-face
burnt-up-doll-face, a photo by Buck Bloodcapsule freeimages.com. via freeimages.com

Era otra más de las múltiples casas que he visitado una y otra vez en mis sueños, es inquietante saber que he estado ahí una vez más.

La cocina tenía un pequeño comedor de madera y una sola bombilla de pálida luz pendiendo del techo. Era una casa fría y oscura llena de cuartos que no se pueden abrir, con multitud de ventanas que daban al patio.

Era de noche.

Al menos hoy lo he podido ver. Me miraba a través del cristal de la puerta y era como un muñeco de barro crudo de color gris, como esos que hacen los niños en el patio trasero al terminar de llover. De burdos contornos, tenía la mirada negra y oscura y las cuencas de los ojos vacías.

Y al mirarle él ha huido y lo he seguido en las sombras pero se esconde de mí.

Y de nuevo aparece y escapa, lo persigo pero corriendo se aleja y no lo puedo alcanzar.

Se pierde en el gris a lo lejos.

Me detengo: Estoy un parque lleno de árboles pálidos y hojarasca en el piso, tiene delgados caminos entre los edificios y es una noche como de principios de invierno . El silencio es inmenso. La luz de la luna y las nubes extienden las sombras de ramas al pie de los árboles y ni siquiera el sonido de un grillo puede callar el sonar de las hojas.

No hay nada ni nadie.

Súbitamente la noche oscura se empieza a llenar de luz de pequeñas farolas, una persona sin rostro camina a lejos, se acerca, escucho sus pasos venir.

algo ha cambiado en mi sueño….

Lo sé.

Anuncios