Etiquetas

,

lrv

Si ves de noche una cosa pequeña  y negra que se mueve en la lejanía, y no aciertas a ajustar su forma a ninguna conocida, seguramente es el Uay pach… Entonces es como una larva.

Pero irá viniendo hacía tí y conforme se aproxima irá creciendo  en tamaño hasta tomar trazas enormes… Entonces advertirás que es un cuerpo monstruoso. Pero de tan gigantesca altura que el más alto de los hombres entre sus pies parecerá menos que una criatura. Si entra en poblado lo verás trepar a las azoteas tal como si fueran los peldaños más corrientes…

Y caminará con un pié sobre un azotea y con el otro sobre la otra…

El alma misteriosa del Mayab, 1932, Fragmento
Luis Rosado Vega

A este libro, cuando era niño, le debo haberme tapado hasta la cabeza con las sabanas infinidad de veces en una gran cantidad de noches. Me cubría a veces en el sofocante calor del verano casi sin respirar y en silencio escuchaba lo suaves sonidos a mi alrededor.

Otras veces al caminar en la oscuridad de las noches evitaba las sombras pesadas de los árboles y corría como loco para atravesar lo mas pronto posible esas calles oscuras de casonas antiguas apunto de derrumbarse o los cruzaba a toda velocidad con los ojos cerrados en mi bicicleta —aún conservo los dientes—.

Me daba terror pensar que me encontraría con una cabeza rodante.

A éste libro le  debo muchos de mis monstruos imaginarios bajo la cama y tendría apenas 5 años cuando cayó en mis manos.

Lo encontré durante nuestras vacaciones anuales en el dintel de la puerta de la casa de mi abuela y recuerdo devorar cada una de las paginas sentado a un costado de la entrada. Cada diciembre de vacaciones que regresaba a estas tierras lo buscaba afanosamente en el mismo dintel y así lo hice hasta que con cada pagina que perdía a través del tiempo desapareció.

Fue el primer libro que leyera en mi vida y este sábado pasado me lo he encontrado de nuevo. Ahora que lo tengo en mis manos lo he estado leyendo poco a poco y creo poder entender por que me gustaba—aunque le faltan esas terroríficas litografías que tenía en las hojas—:  Habla de un mundo fantástico lleno de espantosas criaturas, de seres mágicos y animales que hablan, de seres sin cuerpo o con la mitad de él, de aves gigantes de un solo pie que cruzan los cielos o de seres amorfos terribles que habitan en las cavernas.

Este libro es sobre las leyendas de esta tierra.

Espero ahora que soy adulto y que puedo ya dormir con los pies fuera de la cama poder leerlo con calma.

Será como una terapia de choque. 🙂

Eso creo…

Anuncios