Etiquetas

, ,

—La capital de Kenia
—Nairobi

Aún recuerdo cuando me hicieron la pregunta hace más de 20 años. La lista de capitales seguramente me la habría aprendido cuando era un niño y se me vino la respuesta en un segundo.

Este “don”, recordar, es mi mayor problema: me cuesta trabajo olvidar.

Lo complicado no es no poder olvidar las capitales. Lo complicado es recordar muchas de la cosas que me pasan en el día, las caras o las risas, los gestos de los rostros o las manos, o las cosas que me pasan y lastiman.

Aunque sigo sin comprender por que mi don es algo selectivo: sigo teniendo problemas todos los días para encontrar donde deje las pinches llaves o la cuchara que recién tomé de algun lado para el desayuno.

…o recordar que mis pequeños salían temprano de la escuela.

Cuando era un niño todas mis maestras me enseñaron que recordar era importante. Día a día en la escuela o en la casa debíamos recordar todas las cosas y nos repetían una y otra vez hasta el cansancio que recordar era importante.

Pero nunca me enseñaron a olvidar.

Y  muchas veces olvidar es una de las cosas que más anhelo.