Etiquetas

, , ,

lluvia[4]

Se acercan los primeros días de frío. Todo cambia, las tardes se hacen mas oscuras, las noches más húmedas y frías. Manejar es un suplicio, los autos se detienen, las avenidas se vuelven lentas y desesperantes. Todos parecieran tener prisa. Escucho el claxon tras de mi, aún no he perdido la paciencia así que lo dejo pasar. No entiendo cual pueda ser la ventaja de cederle el paso, en todo caso el auto que me rebasa ahora está 3 metros enfrente de mí. Ambos seguimos estando en medio de este mar de autos y de gente histérica.

Prefiero irme por la Diana antes que tomar el túnel, bajaré por la secretaría de relaciones exteriores, tomare la Loma Larga y seguiré por dentro de la colonia hasta Zuazua. Otras veces ha funcionado, esta vez no, han cerrado Morones a la altura de Cuauhtémoc y todo es un caos. La lluvia cae, los autos no avanzan. Me entretengo cambiando las estaciones de radio y encuentro una canción que me gusta. Quiero evitar las noticias, hace rato que los problemas no cambian, las noticias son las mismas: gente en las calles, niños sin clases en Oaxaca y nadie con huevos para resolver las cosas.

Logro al fin salir de este caos. Recojo a mi esposa y los niños, ahora sí, al fin a casa. Nos encaminamos a la Carretera Nacional, Garza Sada es fácil, únicamente se atora un poco en el entronque de Lázaro Cárdenas, pero no se detiene.

Me preocupa la carretera, sobre todo cuando ha llovido. Apenas llevo un año de vivir por el rumbo  y he perdido la cuenta de los accidentes que he visto.

— Papá, tengo hambre ¿me haces un sándwich?
— Sí pequeño, ya mero llegamos —respondo.

La lluvia ahora muy fina sigue cayendo. Poco a poco las luces de la ciudad van quedando atrás. El ruido se desvanece. Por la izquierda un auto me rebasa, va demasiado rápido, extremadamente rápido. Le vale madre.

Abandono la carretera, al fin hemos llegado.

Al bajarme del auto siento la humedad en el rostro, hace frío. No alcanzo a ver la montañas, están cubiertas de nubes. Mientras cierro el portón pienso que mañana tal vez será diferente.

Anuncios