Etiquetas

, , , ,

Ago 28, 2006

Regreso de un fin de semana en la playa, es de noche y tengo que limpiar los pescados adquiridos en mi fin de semana que por error olvidé pedirle a los pescadores me los entregaran limpios y descamados. Así que en medio de la noche, bajo las estrellas y en el patio (para no llenar la cocina de pequeñas escamas y peste) me dispongo a quitarle las tripas y escamas a los peces. Mientras sostengo el cuchillo en la mano, a mi mente viene sin saber de donde una frase dicha seguramente por mi Papá:

Córtale abajo de las aletas….

Así mientras mi cuerpo se llena de escamas y olor a pescado, mi mente divaga en los buenos recuerdos de las risas y saltos de mis pequeños en la playa. De repente caigo en la cuenta de que muchas cosas que forman parte de mi conocimiento y mi vida, mis hijos nunca las sabrán ni las vivirán. Viven un mundo diferente, mas citadino y con mas tecnología. Traté de hacer una lista de las cosas aprendidas y me sorprendió la lista, pero me sorprendió mas sentirme viejo:

  • No usar antorchas o teas dentro de una cueva, es una vil tontería por que todo se llena de humo y no se puede respirar…a pero como es divertido
  • Las culebras se matan a pedradas, no metas la mano en los agujeros por que puede haber una coralillo.
  • Sacude los pantalones antes de ponértelos, puede tener alacranes…aprendido después de 3 picadas.
  • Para sembrar cacahuates se hace un hoyito con el dedo y se pone el cacahuate con la puntita hacia abajo, para cosecharlos tienes que arrancar la mata y con un cuchillo escarbar la tierra y sacar los que se hayan quedado dentro.
  • Los tlacuaches aguantan mucho, soportan patadas, piedras, golpes, al día siguiente nunca están donde los dejaste.
  • Para matar las gallinas, se les tuerce el pescuezo, para pelarlas se mojan en agua caliente y se despluman, aprendido de mi Abuela después de terminar con éxito, por mí, la atrapada de la gallina seleccionada.
  • A las reses se les mata con un cuchillo en la nuca. Solo se pone el cuchillo y de un golpe caen como fulminadas…aprendido en las corridas de toros de mi pueblo.
  • En el río puedes abajo de la piedra sacar ostiones y comértelos solo con la ayuda de un cuchillo y unas gotas de limón, siempre recordare esas idas a pescar con mi Padre donde los ostiones eran nuestro desayuno.
  • A los cangrejos azules se les corta la mano únicamente ( cuando era niño, ahora se comen todo ). Nunca me dijeron que pasaba con el cangrejo cuando lo soltaban sin mano ¿sobrevivieron?.
  • Las tortillas recién hechas en el comal con manteca saben deliciosas
  • Para usar el machete, tiene su ciencia, siempre hay que pegar de lado a 45 grados y nunca a 90 por que el machete rebota, y puedo pelar cocos, cortar árboles, zacate, y mil cosas mas.
  • Tumbar un pajarito a 15 metros con una resortera requiere mucha practica, y requiere escoger las piedras mas perfectas que encuentres en el camino. Tumbar una iguana requiere mucha fuerza por que pueden recibir pedradas sin inmutarse. (que crueles eramos en esos tiempos, hace poco mas de 35 años)
  • Las tortolitas son buenas asadas, pero no alcanzan para nada, están bien chiquitas.
  • El sonido de los trenes cuando viajas en ellos es el mismo en todas partes. Como nos reíamos yo y mi hermana que quisieran vender bolsitas con agua en las paradas en los pueblitos, ¿quien querrá comprar agua solo para tomarla?, el agua se regala. no se vende…y pensar que hay mil marcas de agua embotellada hoy en día.
  • Los atardeceres en los cerros, sentados encima del techo una ruina maya, son increíbles, no hay tareas, escuela u obligación que te preocupe… ahora tienes que pagar por ello, no puedes subirte a ellas, y si llevas cámara solo puedes tomar fotos.
  • Para matar mariposas utilizas una rama seca que tenga muchas varitas y se juntan donde haya agua, para los turixes ( Libélulas ) una vara larga por que son más rápidas. En Veracruz, las cazábamos con unas ligas de goma y las puntas que le crecen a los plátanos cuando todavía están verdes, mi mayor proeza es haber derribado una que estaba parada en un árbol pelón 5 metros encima de mi, a los 7 años
  • Es fácil treparse a una mata de naranjo, pero a una de coco es un proeza.
  • Hacer que los trompos giren perfectamente es toda una ciencia, requieres buen ojo y una buena piedra donde puedes enderezar y limar la punta.

Creo que puedo crecer más y más la lista. Muchas de las cosas me sorprenden por su crueldad, no se si tenga los ánimos y el valor para contarle a mi pequeño de 7 años lo que pasa atrás de una bandeja de carne en el supermercado y de un pollo asado.

De repente, caigo en la cuenta de que eso es la vida, es la experiencia única de cada ser humano la que lo define.

Me pregunto entonces ¿mis pequeños cómo serán?