Etiquetas

, ,

Estos últimos días he estado al pendiente de nuestra nueva mascota, ha llovido mucho últimamente así que antes de que tenga mi propia selva me he dedicado este fin de semana a limpiar nuestro patio. Tengo el temor de que si utilizo la cortadora haga un batido de nuestra mascota, con las tenazas por aquí, las patas por allá, así que lo he tenido que limpiar a mano. Con el machete, los guantes, arrancando hierbas y recortando zacate, poco a poco he ido limpiándolo pero de nuestro cangrejito nada. Según yó si revisaba bien probablemente encontraría el hoyo que rápidamente habría cavado pero nada. Lo que sí encontré fueron varios hoyos extraños en la tierra, seguramente de Tarántulas. ¡Carajo! y yo que pensaba era más peligroso vivir en zonas costeras como Veracruz debido a las víboras y ahora que vivo en Nuevo León tengo tarántulas en mi patio. La vez pasada maté una Viuda Negra, recién nos habíamos cambiado de casa y mientras limpiábamos el patio, al levantar las piedras que había, abajo de todas ellas, negra y cómo de plástico brillante ahí estaba. Nunca había visto una, pero con solo verla supe lo que era. Falleció bajo la suela de una bota.

Hace 1 mes, durante la noche, resulta que al fondo de nuestro patio alguien vió una coralillo enrollada al único árbol que nos queda.

Hace unos ocho meses vi una culebra ratonera pequeñita más cerca de la casa. Escapó.

Durante las mañanas, por la madrugada escucho sonidos como de pájaro, pero no sé que será.

Así, durante un año, he destruido hormigueros con hormigas chicas, medianas y grandes, tarántulas, arañas, arañitas, abejas, panales de avispas, 1 viuda negra, mil insectos diferentes y otros bichos. Después de un año nuestro patio ahora se ve limpio, aunque todavía hay mucho trabajo por hacer.

Pero todas las noches me pregunto: ¿quién estará allá afuera?